Archive for the ‘ Mitos Femeninos ’ Category

La pincita

Hay objetos que son más que simples objetos. Son cosas que forman parte de nuestra vida, que para nosotros tienen una significación diferente porque nos acompañaron en momentos claves y están plagadas de recuerdos. Así como para ellos la pelota no es sólo una pelota sino es un “hay equipo”, partidito con amigos, tano pasala, asadito para festejar, nos reunimos en lo del gordo a ver el partido, etc. A nosotras nos pasa lo mismo con la pincita.

La pincita es nuestra compañera fiel, viene con nostras a todas partes y si no la tenemos nos sentimos desnudas. Más de una vez, vimos ese pelito rebelde en el espejo del ascensor de un edificio o reflejado, gracias a luz mala que entró por la ventana, sobre el portarretratos que adorna el escritorio en la oficina  y entramos en colapso. Por suerte la teníamos a ella en la cartera, lista para rescatarnos.

En general solemos llevar un pack de pincita más espejito y algunas en privado, otras en público (femenino), sacamos el pack promo y nos ponemos manos a la obra. Además el tema de la pinza es también contagioso. Basta recordar las charlas entre amigas y pincitas… llega tu amiga, te ve armada y te pide una pinza también. Se la alcanzás, y bajo el sol, se ponen al frente del arduo trabajo depilatorio; entre los tirones se crea un clima de intimidad que da lugar a las charlas de chicas que tanto disfrutamos. Tu amiga te cuenta los logros laborales recientes; vos le confesás que él no te quiere y que antes de ser dejada, lo vas a llamar para cortar la relación; chusmean sobre la fiesta de exegresados del colegio y sobre lo destruída que estaba Mariana, la ex chica popular; y critican a la farándula nacional e internacional mientras se ponen al día de las noticias de las revistas cholulas a las cuales tu amiga siempre tiene acceso gratis por su trabajo en la consultora de prensa. Y así, en medio del dolor compartido, nacen las mejores conversaciones entre mujeres, en las charlas de pincita. Sigue leyendo

Mitos Femeninos: El baño

Así comienzo esta nueva sección: Mitos Femeninos  (gracias a Dani que me manda el material, grosa!)
Quizá sea ésta una de las profundas preguntas que aquejan al universo masculino.  A decir verdad, en lo que se presenta a primera vista como un fenómeno extraño para el hombre, representa un comportamiento que tiene un fundamento antropológico.
Recordando a Marc Augé y su idea del no-lugar, ese espacio frío, anónimo donde las personas establecen vínculos puramente transaccionales, un lugar que no evoca sentido de pertenencia; fue que imperiosa surgió en mí la necesidad de explicar porqué vamos juntas al baño.
Espero no herir susceptibilidades, ya que esta acción no responde a esa clase de fantasía que ratonea a todos los hombres. Tampoco a un capricho. Se explica en la lógica intrínseca del pensamiento femenino. El baño dista de ser como cualquier otro ambiente de una casa, un bar, un boliche. El toilette de damas representa nuestro sí-lugar.
Por contraposición al no-lugar, es el ámbito predilecto en el cual podemos distendernos, repleto de sentido, que despierta real interacción entre sus numerosas visitantes. No reconoce un límite claro entre lo público y lo privado, sino más bien es un híbrido que depende del humor con el que nos levantamos. Ilustraré con ejemplos para clarificar el concepto. Sigue leyendo